4.7/5

Principales averías en la dirección asistida

La dirección asistida facilita a los usuarios una conducción más agradable y llevadera. Y es que las funciones de la dirección asistida se centran en un dispositivo auxiliar. Este permite a los conductores mover el volante sin ningún tipo de esfuerzo. Con el mantenimiento adecuado y las revisiones pertinentes la avería en la dirección asistida se pueden minimizar con el paso de los años.

Principales averías en la dirección asistida de un coche

Los tipos de dirección asistida

Para conocer las averías en la dirección asistida más comunes hay que familiarizarse con los tres tipos de sistemas que se imponen en el mercado. A día de hoy, conviven dispositivos hidráulicos, electro-hidráulicos y exclusivamente eléctricos. Esta última modalidad es la que se impone en los vehículos de nueva fabricación, ya que presenta un peso menor y un consumo energético más eficiente.

Los sistemas hidráulicos se caracterizan por tener una bomba hidráulica que conecta directamente con el motor a través de una correa auxiliar. Su funcionamiento se basa en el paso de fluido por el pistón de la bomba que aumenta y equilibra la presión cuando el conductor comienza o detiene el movimiento del volante. Los sistemas electro-hidráulicos tienen un funcionamiento similar pero se usa un motor eléctrico para mover la bomba hidráulica. Con la puramente electrónica se instala un sistema más sencillo de doble piñón que son los encargados de aplicar la fuerza para que el vehículo gire con más suavidad.

Dependiendo del tipo de sistema presente las averías varían. Para los hidráulicos y electrohidráulicos las averías habituales son las roturas de la correa auxiliar, fugas de fluidos o impurezas en los fluidos. Por este motivo, es importante una revisión constante para un correcto mantenimiento. Los sistemas electrónicos no están exentos de problemas, aunque derivados por otros motivos. El fallo en el sensor par provoca que el vehículo se quede sin asistencia de forma esporádica, un problema que dificulta las funciones de la dirección asistida. Además, los ruidos continuados en la cremallera o la pérdida de la comunicación dentro del sistema eléctrico son algunos de las incidencias más habituales.

Si lamentablemente se ha producido una avería en la dirección asistida es recomendable acudir a talleres mecánicos que garanticen seguridad en el trato, en la elaboración del presupuesto, y sobretodo, en la reparación de la avería. Los sistemas de dirección asistida actuales son prácticamente electrónicos, por lo que es importante que los mecánicos que deben afrontar la reparación conozcan a la perfección el funcionamiento de estos sistemas.