4.7/5

Averías de un coche en verano ¿Cómo evitarlas?

El verano es una temporada en la que muchos conductores salen a la carretera para disfrutar de unas merecidas vacaciones o escapadas de fin de semana.

Sin embargo, las altas temperaturas y las condiciones de conducción pueden aumentar el riesgo de averías en nuestros vehículos si no tomamos las precauciones adecuadas.

Aquí te presentamos algunas de las averías más comunes en verano y cómo puedes evitarlas:

1. Sobrecalentamiento del Motor

Las altas temperaturas pueden provocar un sobrecalentamiento del motor, especialmente en trayectos largos o en condiciones de tráfico intenso.

Para evitar esta avería, asegúrate de mantener el nivel de líquido refrigerante dentro de los límites recomendados y revisa periódicamente el estado del radiador y del termostato.

Además, evita circular con el aire acondicionado al máximo en subidas prolongadas o en momentos de gran exigencia para el motor.

2. Problemas con la Batería

Las altas temperaturas pueden acortar la vida útil de la batería del coche, especialmente si ya está envejecida. Para evitar problemas, realiza una revisión de la batería antes de la temporada de verano y asegúrate de que los bornes estén limpios y bien conectados.

También es recomendable evitar dejar dispositivos electrónicos enchufados con el motor apagado durante largos periodos de tiempo, ya que esto puede descargar la batería.

3. Fallos en el Sistema de Aire Acondicionado

El sistema de aire acondicionado es fundamental para mantenernos cómodos durante los días calurosos de verano, pero también puede ser propenso a averías si no se le da el mantenimiento adecuado.

Antes de que llegue el calor, verifica que el aire acondicionado funcione correctamente y que los niveles de refrigerante sean los adecuados. Si notas algún problema, como falta de enfriamiento o ruidos extraños, acude a un taller especializado para su revisión.

4. Neumáticos Desgastados o con Baja Presión

Las altas temperaturas pueden aumentar la presión dentro de los neumáticos y provocar un desgaste prematuro, así como un mayor riesgo de reventones.

Para evitar problemas, verifica regularmente la presión de los neumáticos y asegúrate de que estén inflados según las especificaciones del fabricante. Además, realiza inspecciones visuales para detectar signos de desgaste irregular o daños en la banda de rodadura.

5. Problemas con el Sistema de Refrigeración del Aire Acondicionado

Los sistemas de refrigeración del aire acondicionado pueden obstruirse con el tiempo debido a la acumulación de suciedad y residuos. Para evitar problemas de funcionamiento, realiza una limpieza periódica de los filtros de aire y del sistema de ventilación.

También es recomendable llevar a cabo una revisión completa del sistema de refrigeración del aire acondicionado en un taller especializado al menos una vez al año.

6. Recalentamiento del Interior del Vehículo

Dejar el coche estacionado bajo el sol durante largos períodos de tiempo puede provocar un recalentamiento del interior, lo que puede dañar los materiales del habitáculo y hacer que sea incómodo entrar en el vehículo.

Para evitar esta situación, intenta estacionar el coche en lugares sombreados siempre que sea posible y utiliza parasoles para proteger el interior del calor excesivo. Además, puedes considerar la instalación de películas solares en las ventanas para reducir la cantidad de calor que penetra en el habitáculo.

En resumen, mantener nuestro coche en buen estado durante los meses de verano es fundamental para garantizar nuestra seguridad y comodidad en la carretera. Siguiendo estos consejos y realizando un mantenimiento adecuado, podemos reducir significativamente el riesgo de averías y contratiempos durante nuestros viajes estivales. ¡Disfruta del verano al volante sin preocupaciones!